El club de campo K7 acoge a más de 500 personas con una subasta benéfica

Alrededor de 500 asistentes pujaron por prendas de deportistas famosos, aunque la equipación de Bela fue la que mayor precio obtuvo al llegar a los 1.000 euros

El propio Fernando Belasteguín (dieciséis veces campeón del mundo de pádel) era el primer sorprendido al ver como la equipación que él había cedido a la subasta benéfica que se organizaba ayer en el Club de Campo K7 a favor de la ONG valenciana ONE DAY YES llegaba a alcanzar los mil euros. Este fue sin duda el artículo estrella de la puja, pero para alcanzar la cifra finalmente recaudada, muchos fueron los deportistas que donaron prendas deportivas para la ONG.

Las botas de Carlos Soler, Parejo y Cherysev o los brazaletes de edición limitada del Centenario realizados por Parejo para históricos del Valencia como Di Stefano, Puchades o Españeta (que no pueden encontrarse a la venta) fueron los siguientes objetos más codiciados llegando a alcanzar una media de 250 euros cada uno. Una camiseta que llevó Conchita Martínez en los Juegos Olímpicos de Río, un libro de David Ferrer firmado por él y una camiseta del jugador (que alcanzaron los 100 euros), un balón firmado por los jugadores del Valencia Basket, un polo del tenista Pablo Andújar, una sudadera de Roberto Bautista, una camiseta de Paco Alcácer, una camiseta firmada por Dani Gimeno que ha sido 40 del mundo, un polo del atleta y campeón paralímpico de Moncada, David Casinos (100 euros también), o las camisetas del monitor de pádel del club de campo, Álex Garbí y la ex jugadora de baloncesto profesional, Marina Ferragut.

El evento se enmarcó en la reinauguración del complejo deportivo al que asistieron personalidades del mundo del deporte y la sociedad valenciana como los hermanos Rafael, Alberto y Vicente Campuzano, Carmen Penades, Marta Marín y Desi Liébana, el arquitecto Emilio Conejero, Maxi Gutiérrez de Orven, Manuel Jurado con su mujer Pepa Moreno, Benito Romano, Ximo García y Ana Mir (presidente y vicepresidenta del Club Español de Tenis), el empresario Miguel Vila con su mujer Carolina Legua, el abogado Ernesto Pérez y su mujer la procuradora Cristina Litago, Ximo Manresa, Verónica Mas, Toni Murillo, las bloggers MªJosé Núñez y Sol Mayordomo, la investigadora Carmen Torrecillas, Cayetana Ródenas, Rodolfo Ferrer, el abogado Carlos Martínez, y la periodista y miembro de ONE DAY YES Patricia Membrives, entre otros.

Curiosamente, fueron los pequeños, los hijos de los asistentes, los que animaron a sus padres en la puja. “En nuestro club, todo va enfocado al deporte y a la familia y así lo hemos podido ver”, aseguraba el director general del club, Jorge de Fuentes. Y añadía: “En la subasta se ha visto cómo la gente apuesta por el valor del deporte, incluso los niños querían participar en la subasta de los objetos de sus ídolos y empujaban a sus padres a rascarse el bolsillo”.

La recaudación de la subasta se destinará a mejorar la formación deportiva de los más de 50 niños que ONE DAY YES tiene escolarizados en la isla de Lamu (Kenia). Los pequeños, sin recursos económicos y sin capacidad de poder asistir a clases por vivir alejados del centro de la población, reciben escolarización y alimentación gracias a esta ONG cuyos pilares básicos son: la educación, la música y el ecologismo (especialmente basado en el reciclaje). “Con el dinero que se consiga en la puja, nuestros pequeños mejorarán en las actividades que practican como yoga, baloncesto o fútbol”, asegura Ana Mansergas, socia y fundadora de ONE DAY YES.

Jorge de Fuentes resumía la experiencia con satisfacción: “Ha sido genial. Ha venido mucha gente que ya conocía el club pero que desconocía la nueva idiosincrasia; y también gente que lo descubre, además con unos valores en el que prima un tema familiar, ligado al deporte, la salud y la gastronomía que normalmente no está en los centros deportivos, y si le añades un ingrediente solidario… […]. Todo eso en conjunto tiene un sentido: no es que hagamos una subasta porque sí, sino porque engloba todos los valores nuevos que quiere dar el club. Y del deporte, es el principal. Deporte, la familia, que los niños vean a sus padres hacer deporte y que luego ellos quieran practicarlo. Encima tienen a gente de alto nivel que les ayuda; y los niños tienen su propio ocio y los padres también. En la subasta se ha visto que la gente apuesta por el deporte y cómo los niños querían participar pujando por objetos de sus ídolos”.

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *