Conoce la opinión de nuestros vecinos de La Canyada: Paco Sabater, Rubén Fernández, Mateo Castellá y Jesús Pérez

PACO SABATER: “La Canyada se maquilla para las elecciones”

En menos de dos meses tendremos la oportunidad de cambiar La Canyada. Para ello únicamente tenemos que elegir, de entre los muchos sobres con papeletas disponibles, aquel que nos transmita confianza y que sepamos que va a ser un voto útil.

Estos días estamos viendo cómo se arreglan aceras, cómo se asfaltan calles principales (ya asfaltadas), cómo se pintan pasos de cebra, eso sí, sólo en las zonas céntricas o colegios. El retén de Policía, proyectado por el anterior gobierno, ha esperado 4 años para poder ejecutarse, que, aunque ya terminado, su inauguración estará más próxima a las elecciones locales. 

Pero yo me pregunto, ¿es casualidad que todo esto esté pasando justo a poco menos de dos meses de las elecciones? 

La pena es no tener elecciones otra vez en septiembre, pues seguro que este año, si tendríamos urgencias en verano en La Canyada. 

¿Es La Canyada la gran olvidada para los gobiernos de izquierda? Que solo se acuerdan en elecciones de ella.

Son muchos los proyectos que quedan en el tintero para La Canyada, y es que, acordarse de La Canyada sólo para recaudar, para recoger votos o para ampliar la empresa Aguas de Paterna a costa del trabajo y dinero de miles de vecinos que hemos levantado la Cooperativa, no es algo ético ni moral (si es legal o no ya lo dirán los tribunales).

A mí no me vale con una capa de maquillaje en aquellas calles donde la estadística dice que suele pasar mucha gente (muchos votos). A mí me vale la política de pensar en grande y de pensar de cara al futuro, no de cara a dos meses vista. Por eso, vuelvo a insistir en que en unas semanas tenemos la oportunidad de cambiar La Canyada. Os invito a todos a reflexionar sobre lo que está en nuestra mano para que el cambio se produzca.

Paco Sabater La Cañada

 

RUBÉN FERNÁNDEZ: “Asfalta que algo queda”

Los y las canyaderas estamos de suerte, el ayuntamiento ha tenido a bien arreglar unas cuantas calles. Lo hace de manera chapucera y corriendo para llegar a las elecciones con unas aceras relucientes por la zona centro del pueblo (¿será porque es donde hay más densidad de población y por lo tanto más votos?). 

Da igual que se renueven las aceras con metros y metros sin alcorques; da igual que se estrangulen los árboles con hormigón, que se fastidien los de la mesa del arbolado que siempre están dando problemas; también importa poco que se levanten las aceras y no sé de alternativas seguras a los peatones en la calle 15 en pleno cruce del tranvía. 

Lo importante es llegar a las elecciones y que, quien gobierna a golpe de titular nuestro pueblo, se pueda hacer el selfie con el consabido chaleco amarillo de las obras. 4 años esperando algo de un ayuntamiento que nos ha menospreciado; que ha tirado a la basura todo el trabajo realizado por los vecinos en los presupuestos participativos; que ha ignorado las demandas de itinerarios seguros para escolares; la ampliación del centro social para que se puedan realizar más actividades; que se ha pasado por el forro el plan de arbolado que realizaron entre vecinos y grupos políticos del ayuntamiento para evitar que la Canyada se convierta en un erial; que no ha ampliado las zonas de juegos infantiles de los parques como se le pidió; que tiene nuestros bosques descuidados; que ha negado a la Canyada, con una población de más de 10.000 habitantes, una mínima programación cultural y de ocio, como si que tienen poblaciones de menos de 5.000 habitantes; que, trabajando y teniendo su partido la dirección de FGV, no ha hecho nada para conseguir mejorar la frecuencia del metro en nuestro pueblo; y… podríamos seguir pero la lista sería demasiado larga para el espacio de esta columna. 

Eso sí, vecinos y vecinas. A un mes de las elecciones el alcalde nos ha arreglado unas cuantas aceras a un ritmo frenético.

 

Rubén Fernández

 

Mateo Castellá: “Porque yo lo valgo”

Ya están aquíííí… han llegado las elecciones. Si no hemos tenido bastante con tantos actos civiles. deportivos y culturales en los que no aparecieren, son ahora ellos los protagonistas. Ahora si!!! 

Juan Antonio Sagredo, alcalde de Paterna por parte del Partido Socialista del País Valenciano, se ha encargado durante estos ¡CUATRO! larguísimos años de intentar remarcarnos que Paterna es Él. Durante todo este tiempo no ha habido día o acto en el que no haya tratado de ser la novia en la boda, el niño en el bautizo o, incluso, el muerto en el entierro. Al final, la realidad es muy tozuda, y se ha quedado solo, un hecho insólito, consiguiendo que sus compañeros de viaje le fueran poco a poco abandonando, siendo Compromís el último en dejarle absolutamente solo. Hay que reconocer a nuestro alcalde un mérito, el de conseguir que los políticos abandonen el poder, eso si, a costa de ir, paulatinamente, reforzando su yugo y sus formas sobre nuestra sociedad un poquito más cada día… Agarrándose como una ventosa a los servicios municipales, una forma de ser, una forma de gobernar, una forma de reinar… que le ha traído, y todavía le traerá…, más de un problema judicial.

Hace escasos días tuve la ocasión de verle en un acto de entrega de premios y reconocimientos. 

Fue espectacular, ni se movió del escenario, repartiendo los galardones como quien reparte rosquilletas a la puerta de un colegio. Todos los presentes nos quedamos con las ganas de escuchar la voz de alguno de los homenajeados, pero nada, alcalde y concejal, subidos en el escenario, nos lo impidieron… una vez más. 

Sin embargo, esa pretendida omnipresencia de nuestro alcalde, contrasta cuando uno va a consultar el portal de transparencia de nuestro ayuntamiento, donde los enlaces no conducen a ningún sitio, y la información que nuestro alcalde quiere que sepamos es la mínima, bueno, para eso ya están los tribunales. Ahí nos vemos.

Mateo Castellà

 

JESÚS PÉREZ: “Siempre pensado”

Siempre pensando…

Siempre dándole al Coco. Mientras caminas o cuentas abdominales. Mientras te duchas, mientras te secas. Mientras vas camino del trabajo o a desayunar antes de éste.

Mientras cortas leña o haces tu paella. Mientras esperas el próximo cliente o esa llamada que nunca llega. En qué has dicho o en cómo lo has hecho. Si hiciste lo correcto o no, si obraste bien o lo hiciste mal.

Siempre pensando…

Mientras esperas la lluvia que aliviará la tierra o esperas la Primitiva que te aliviará a ti y a los tuyos. Mientras esperas mejores tiempos o agradeces que otros tiempos fueron peores que éste. Mientras esperas la vida que deseas sin darte cuenta que ésta está pasando sigilosamente , haciendo mutis por el foro.

Siempre pensando…

Mientras interpretas esa frase, esa mirada de cada persona que estuvo contigo a lo largo de esta jornada. Mientras piensas si la decisión que tomaste esta mañana, sigue siendo acertada esta tarde. Mientras piensas en los que no están o en los nuevos que ya no vendrán.

Siempre pensando…

Mientras el día, aunque ahora alargue, da paso a la noche, en la que pensarás aún más. Más sobre el porqué de todo y en cómo nos iremos acoplando, en si caeremos de pie o si nos levantaremos. Mientras piensas si seguiremos siendo nosotros o la caricatura de lo que deseamos. Mientras piensas en lo que decía Blas de Otero “… en cómo se pasa la vida, en cómo se viene la muerte, tan callando…”

Collons, siempre pensando.

 

Jesús Pérez Rubio
Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *