Alertan de varios gatos muertos en La Canyada a plena luz del día usando armas de fuego y perdigones

Desde el 2017 los vecinos de La Canyada y la Asociación GATS no salen de su asombro debido a los numerosos casos de maltrato animal en La Canyada y, entre ellos, destacan los numerosos gatos muertos y lesionados por armas de fuego: desde los simples perdigones a balas de alto calibre, armas de fuego que precisan licencia y registro y ni un solo disparo puede ni debe efectuarse en una zona residencial habitada. Las agresiones afectan sobre todo a los gatos callejeros y, entre ellos, están también los gatos de muchas familias.

En el entorno rural de La Canyada viven muchos vecinos amantes de los animales, casi todos tienen perros o gatos. Justamente su entorno rural, la naturaleza, los animales y el bosque de la Vallesa son su atractivo. Estas agresiones tienen lugar en todo el territorio de este pequeño barrio de Paterna, de una punta a la otra, no es un francotirador, son varios. A veces los vecinos sospechan quien puede ser el autor de los disparos, pero prefieren no denunciar por miedo, ya que se trata de alguien vive siempre puerta a puerta con alguien. Y la gente en posesión de armas que no tienen amparo de usarlas intimida. Los vecinos y la Asociación GATS temen que algún día pueda pasar una verdadera desgracia y ya no es solo un gato, podría ser un niño que juega en la calle o un ciclista que pasa o cualquiera.

Han disparado a Panda en pleno centro de La Canyada Paterna a plena luz del día, la franja horario del disparo se sitúa en la horas de la mañana hasta aproximadamente el mediodía. Fue el sábado, día 30 de marzo, día en el que todas las familias disfrutan de un merecido fin de semana. Panda tiene ahora un año, es una gatita que fue adoptada conjuntamente con su hermana hace un año. Castradas las dos, vacunadas y la alegría de toda la familia. Panda y su hermana duermen cada noche duerme en casa. No hay problemas con los vecinos. Casi todo el vecindario tiene un gato. Panda se movía sobre todo en la parcela de su casa y si salía no se iba nunca lejos. El disparo debe haberse producido muy cerca de casa, en una casa en la que viven tres niños, tienen 3, 5 y 7 años. En el vecindario hay más familias con niños y a los que les encanta jugar.

Ante este nuevo caso de maltrato animal la Asociación GATS pide en las redes una vez más a todos los vecinos de colaborar. La colaboración ciudadana es fundamental para dar con los autores de estas agresiones. Al Ayuntamiento y a GESPA se le pide una vez más un trabajo de concienciación, educación, información y sensibilización que hasta ahora ha sido inexistente. Hay muchos gatos en las calles porque el Ayuntamiento muchos años no ha hecho nada. Tan solo en octubre de 2017 vemos una clara apuesta a mejorar la convivencia entre vecinos y gatos con la puesta en marcha del CES (captura, esterilización y suelta) de Paterna para controlar la población de nuestros vecinos felinos. Pero tan solo con el CES que llevan a cabo asociaciones y vecinos voluntarios no es suficiente. ¿Por qué hay tantos gatos en las calles? La causa está sobre todo en la tenencia irresponsable por parte de muchas familias que nunca castran y la elevada tasa de abandono.

“Si el Ayuntamiento no es capaz de atajar estas dos causas simultáneamente con un CES continuo y constante sin interrupciones a lo largo de las próximas décadas, seguiremos siempre igual. Gateras como las de Táctica no son ninguna solución. Son absurdas. Se precisan puntos de alimentación seguros, protegidos de la intemperie e accesibles tan solo a persona autorizadas. Los gatos ferales son libres y viven en pequeños grupos sociales con lazos afectivos entre ellos. Los gatos ferales no se trasladan, son un vecino más y si los cuidamos son lo mejor que nos puede pasar en una zona rural ya que también ellos tienen su función”, alertan desde la  Asociación.

El primer paso se ha dado, el Ayuntamiento ha sabido entender la necesidad de castrar de forma masiva poniendo en marcha el CES. En La Canyada otro paso importante se ha dado, desde octubre de 2017 la Asociación Gats y sus voluntarios y muchos vecinos ha conseguido castrar a casi unos 500 gatos y esto se nota, en muchos puntos de este barrio de Paterna la convivencia ha mejorado. A ellos se suman los muchos gatos dóciles que han salido en adopción y el trabajo en paralelo de la protectora de Modepran. Ahora a quien toca dar unos pasos más es al Ayuntamiento de Paterna, pero por favor no con gateras. GATS en reiteradas ocasiones ha insistido en la necesidad de disponer de un espacio gestionado por la misma asociación en el que los gatos ferales que no pueden valerse por sí mismo puedan vivir con seguridad y bajo supervisión en condiciones de libertad vigilada. Si realmente queremos mejorar la situación es imprescindible que asociaciones y Ayuntamiento se sienten y estudien periódicamente una realidad que empieza nada más pisar desde nuestras casas la calle, estemos donde estemos. Y el Ayuntamiento pone los medios y las asociaciones la experiencia y el saber hacer.

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *