Paterna Sí Puede: “¿Es abusivo el precio del Agua en Paterna?”

 

Artículo escrito íntegramente por concejales del grupo político PATERNA SI PUEDE.

En Paterna el agua para el consumo procede principalmente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos S.A. (EMSHI) y, en menor medida de pozos. El agua de pozos solo se consume en el casco urbano de Paterna y en una parte del barrio de La Canyada, por lo que la mayor parte de los vecinos consume agua de un mismo origen, el EMSHI.

En Paterna tres empresas diferentes gestionan el suministro de agua, y solo dos de ellas están conectadas a la red del EMSHI. Cada empresa tiene establecidas diferentes políticas en cuanto a las tarifas, tanto en los tramos de consumo por metros cúbicos, como de las partes fijas del recibo.

Como consecuencia, las tarifas que se aplican varían según barrios, llegando a duplicarse en unos respecto a otros, y dándose la paradoja de que a un barrio de Acción Preferente le corresponde la tarifa más alta en los tramos de menor consumo.

Para modificar el precio las empresas de aguas lo solicitan al Ayuntamiento, y si no hay respuesta municipal es la Comisión de Precios quien informa.

Por lo tanto cualquier modificación de tarifas, tanto por el procedimiento ordinario o actualización simplificada en materia de intervención de precios, es comunicada siempre al Ayuntamiento.

La corporación local dispone de un el plazo de 20 días hábiles contados a partir del siguiente al de la presentación de la comunicación, y en el caso de disconformidad con la modificación tarifaría comunicada, deberá remitir a la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, un informe motivado respecto a la tarifa propuesta, indicando la que considere adecuada en virtud de los estudios técnicos y económicos o la documentación aportada.

Sistemáticamente se realizan modificaciones al alza, tanto de la parte fija o de la parte variable, así como del mantenimiento o alquiler de los contadores, se trata de pequeñas subidas que se acumulan disparando el precio. Que sí bien es cierto es un bien a preservar y del que hay que hacer un uso muy responsable, no es escusa para el enriquecimiento de las empresas privadas que gestionan el agua.

El Ayuntamiento debe de trabajar para reducir estas injusticias, ya que por Ley es competencia y principal responsable de los servicios de abastecimiento y saneamiento. El Ayuntamiento debe solicitar estudios económicos y técnicos a las empresas para que den cuenta del desequilibrio entre el coste real y el precio final, de la variación por barrios, de las medidas sociales en la tarificación, etc. No debería permitir que por el mismo consumo de la misma agua se paguen precios por ser diferentes los barrios.

Y daría para otro artículo la fiscalización de la TASA Medioambiental, tasa local que en la actualidad se cobra con arreglo a una “estimación del 2017” y que la fiscalización municipal es bastante deficiente o nula.

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *