Visita el belén más realista de La Cañada hecho y expuesto por Javier Moreno

Javier Moreno “El belén intenta ser realista, por eso la importancia de la perspectiva”

Javier Moreno es un apasionado de los montajes, ya sea de trenes o en esta época, de belenes. La Cañada te Guía ya lo conoció cuando nos presentó su enorme maqueta de trenes que tardó en terminar unos 20 años. Paciencia, trabajo, pero sobre todo mucho amor en lo que hace. Javier este año ha montado un espectacular Belén de navidad que podemos ver en un hueco de la cocina de su casa. Lleva ya 35 años montándolo (siguiendo una tradición familiar herencia de su madre. De ahí el nombre “el Betlén d’Amparín).  El montaje se puede ver desde los cuatro lados. Está ubicado en un rincón de la cocina donde tres de sus paredes son ventanales y ventanas que dan al exterior, con lo que el visitante puede contemplarlo desde cualquier lado.

¿Qué tiene este belén que no tengan otros?

Bueno, este no es muy grande, pero sí he cuidado todo detalle, porque me gusta que parezca real. He jugado con la perspectiva, se hace de día y de noche y sobre todo va acompañado de música y sonidos de animales que por supuesto, representan la realidad. Tiene 23 bombillas led iluminando diferentes escenas. Todas las casas tienen también unas bombillas que compro adrede que simulan el fuego, ya que antiguamente no había luz eléctrica.

El belén también tiene aguas termales.

Pero lo más especial que tiene es el tema de la perspectiva. En la zona central se ve el tamaño natural de todos los componentes del Belén, las casas, las figuras, los elementos…pero conforme te vas alejando, se pueden ver todas las figuras a un tamaño mucho más pequeño, porque se suponen que están más lejos.

También resalto que, en los belenes tradicionales, el centro suele ser el nacimiento, pero en este no. Ya que yo intento que el belén sea más realista y el nacimiento es importante, pero no está en el centro, está en un lado. Porque en el sentido literal se trata de una escena de belén donde lo principal es la plaza central, donde se desarrolla toda la vida y a las afueras se supone q estaba el portal. La música que le acompaña no sólo es religiosa, sí, está noche de paz, pero también hay música propia de la zona, del Oriente Medio. La plaza es la parte más importante del belén, que es donde se desarrollan los oficios (está el herrero, el hornero, carpintero, el alfarero, la vendedora de telas, de especias…). Y la gente va allí a comprar sus cosas. En el belén podemos encontrar hasta una factoría de tintes, donde antes tintaban la ropa. Por tanto, están los oficios urbanos, tintes, ventas, telas…y las escenas agrícolas.

Otra innovación con respecto a los belenes tradicionales es que planto huertas reales. Hay de césped, trébol y perejil. Hay uno que también imita a los campos de algodón y calabazas. Ya que la base del belén tiene mucho cableado de luces por bajo, estas huertas descansan sobre unas maderas, ya que se tienen que regar cada tres o cuatro días para que crezcan las hierbas. El cielo del belén también representa un cielo estrellado, hecho con una madera agujereada.

¿Qué vemos en el belén?

Ahora hay alrededor unos 100 animales y 100 figuras, más las casas y demás elementos. El palacio de Herodes, la Anunciación, la plaza mayor, donde están los pastores, las zonas de huerta, de molinos. Se trata de un espacio algo pequeño, limitado, pero está muy bien trabajado. Destacamos por tanto, las zonas rurales con huertas y plantas que germinan por sí solas, los poblados de montaña, la plaza del pueblo con los oficios, como la zona central del belén…etc  También vemos borregos, que siempre van todos en rebaño.

Todas las figuras están en posición de diálogo ya que lo que intento recrear es lo que sería una situación normal donde la gente se encuentra en la calle, se saluda y se cuenta cosas. Otros van de camino, también hay niños, animales… etc.

¿Qué materiales usas?

El material principal es el papel rugoso, es papel de belén. Es un papel que tiene ya 20 años, además de que cuanto más usado esté, mejor queda y las escenas parecen más realistas aún. También vemos musgo, piedras, arena, arbolitos y un árbol de pirineos que es el Boj, además de helechos. Hay palmeritas pequeñas de plástico y casas de corcho. Lo que no pueda hacer yo, lo compro hecho. Tenemos figuras traídas de Nápoles ya que hay gente y amigos que me traen cosas si viajan.

¿Qué extensión tiene?

Son 6 metros cuadrados. 3×2.

¿Cuánto tiempo y cuánto dinero te cuesta hacer este montaje?

Más o menos tardo un mes si le dedicas unas 3-4 horas diarias. Pero si es durante todo el día, puede terminarse en 14 días. Hace 35 años que empecé a hacer este belén, con lo que las figuras y todos los elementos, voy guardándolos de año en año, y un coste aproximado es difícil calcular. De pequeño ya ayudaba y veía a mi madre hacerlo, por eso se llama “el belén de Amparín”. Ella fue la que me enseñó. Los reyes y el nacimiento fue lo primero que compré.

 

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *